Saltar al contenido

Kyudo

Kyūdō es el arte marcial japonés del tiro con arco. En kyūdō se hace referencia a los expertos como kyūdōka (弓道家). Kyūdō se basa en kyūjutsu (“arte del tiro con arco”), que se originó con la clase samurai del Japón feudal. Kyūdō es practicado por miles de personas en todo el mundo. En 2005, la Federación Internacional de Kyudo tenía 132.760 miembros clasificados.

Historia

El comienzo del tiro con arco en Japón es prehistórico. Las primeras imágenes que ilustran el arco largo asimétrico japonés son del periodo Yayoi (c. 500 a.C. – 300 d.C.).

Surgimiento

El cambio de sociedad y la toma del poder por parte de la clase militar (samurai) a finales del primer milenio crearon un requisito para la educación en el tiro con arco. Esto llevó al nacimiento del primer kyujutsu ryūha (estilo), el Henmi-ryū, fundado por Henmi Kiyomitsu en el siglo XII. El Takeda-ryū y la escuela de tiro con arco a caballo Ogasawara-ryū fueron fundados más tarde por sus descendientes. La necesidad de arqueros creció dramáticamente durante la Guerra de Genpei (1180-1185) y como resultado el fundador del Ogasawara-ryū (Ogasawara Nagakiyo), comenzó a enseñar yabusame (tiro con arco montado).

Periodo Sengoku

Entre los siglos XV y XVI, Japón fue devastado por la guerra civil. En la última parte del siglo XV Heki Danjō Masatsugu revolucionó el tiro con arco con su nuevo y preciso enfoque llamado hi, kan, chū (volar, perforar, centro), y su tiro con arco del lacayo se extendió rápidamente. Se formaron muchas escuelas nuevas, algunas de las cuales, como Heki-ryū Chikurin-ha, Heki-ryū Sekka-ha y Heki-ryū Insai-ha, permanecen hoy en día.

Siglo XVI

El yumi (arco japonés) como arma de guerra comenzó a declinar después de que los portugueses llegaran a Japón en 1543 trayendo consigo armas de fuego en forma de cerradura. Los japoneses pronto comenzaron a fabricar su propia versión de la cerradura llamada tanegashima y, finalmente, ésta y el yari (lanza) se convirtieron en las armas preferidas sobre el yumi. El yumi como arma se usó junto al tanegashima durante un período de tiempo debido a su mayor alcance, precisión y especialmente porque tenía una velocidad de disparo 30-40 veces mayor. El tanegashima, sin embargo, no requería la misma cantidad de entrenamiento que un yumi, permitiendo que el ejército de Oda Nobunaga, formado principalmente por granjeros armados con tanegashima, aniquilara a una caballería tradicional de arqueros samuráis en una sola batalla en 1575.

Siglo XVII en adelante

Durante el periodo Edo (1603-1868) Japón se convirtió en una sociedad de castas jerárquicas en la que los samuráis estaban en la cima. Hubo una larga era de paz durante la cual los samuráis pasaron a desempeñar tareas administrativas, aunque las habilidades tradicionales de lucha aún eran apreciadas. Durante este período el tiro con arco se convirtió en una habilidad “voluntaria”, practicada en parte en la corte en forma ceremonial, en parte como diferentes tipos de competición. El tiro con arco se extendió también fuera de la clase guerrera. Los samurai se vieron afectados por la filosofía directa y el objetivo de autocontrol en el budismo Zen que fue introducido por los monjes chinos. Anteriormente el tiro con arco se había llamado kyūjutsu, la habilidad del arco, pero los monjes actuando incluso como profesores de artes marciales llevó a la creación de un nuevo concepto: kyūdō.

Avivamiento

Durante los cambios en Japón que trajo consigo la apertura al mundo exterior a principios de la era Meiji (1868-1912), los samuráis perdieron su estatus. Por lo tanto, todas las artes marciales, incluyendo kyūdō, vieron una disminución significativa en la instrucción y apreciación. En 1896, un grupo de maestros de kyūdō se reunieron para salvar el tiro con arco tradicional. Honda Toshizane, el profesor de kyūdō de la Universidad Imperial de Tokio, fusionó los estilos de tiro de guerra y ceremonial, creando un híbrido llamado Honda-ryū. Sin embargo, tuvo que pasar hasta 1949 antes de que se formara la Federación Japonesa de Kyudo (ANKF; Japonés: Zen Nihon Kyūdō Renmei). Las directrices publicadas en el kyohon de 1953 kyūdō definen cómo, en una competición o graduación, arqueros de diferentes escuelas pueden disparar juntos en forma unificada.

Propósito

Kyūdō se practica en muchas escuelas diferentes, algunas de las cuales descienden del tiro militar y otras de la práctica ceremonial o contemplativa. Por lo tanto, el énfasis es diferente. Algunos enfatizan la estética y otros la eficiencia. Las escuelas contemplativas enseñan la forma como una meditación en acción. En ciertas escuelas, disparar correctamente resultará inevitablemente en golpear el blanco deseado. Para ello se utiliza la frase seisha hitchū, “true shooting, certain hitting”.

Según la Federación Nippon Kyūdō el objetivo supremo de kyūdō es el estado de shin-zen-bi, más o menos “verdad-bondad-belleza”, que se puede aproximar como: cuando los arqueros disparan correctamente (es decir, con veracidad) con espíritu y actitud virtuosos hacia todas las personas y todas las cosas que se relacionan con kyūdō (es decir, con bondad), el tiro hermoso se realiza naturalmente.

La práctica de Kyūdō, como en toda budō, incluye la idea de desarrollo moral y espiritual. Hoy en día muchos arqueros practican kyūdō como deporte, siendo la puntería lo más importante. Sin embargo, la meta que la mayoría de los devotos de kyūdō buscan es seisha seichū, “disparar correctamente es golpear correctamente”. En kyūdō se busca la acción única de expansión (nobiai) que resulta en una liberación natural. Cuando la técnica del tiro es correcta, el resultado es que la flecha golpea el blanco. Entregarse completamente al rodaje es el objetivo espiritual, alcanzado por la perfección tanto del espíritu como de la técnica de rodaje que lleva a munen musō, “sin pensamientos, sin ilusiones”. Esto sin embargo no es Zen, aunque el arco japonés puede ser usado en la práctica Zen o en kyūdō practicado por un maestro Zen. En este sentido, muchos practicantes de kyūdō creen que la competición, el examen y cualquier oportunidad que ponga al arquero en esta situación inflexible es importante, mientras que otros practicantes evitarán competiciones o exámenes de cualquier tipo.

Desde la Segunda Guerra Mundial kyūdō se ha asociado a menudo con el budismo Zen. Pero no todas las escuelas de kyūdō incluyen un componente religioso o espiritual. Esta visión popular es probablemente el resultado de un solo libro Zen en el Arte del Tiro con Arco (1948) del autor alemán Eugen Herrigel. Herrigel hablaba sólo un poco de japonés, generalmente usando un traductor para hablar con su maestro. Su opinión sobre kyūdō se debió en parte a la falta de comunicación y también a su exposición a una forma contemplativa de kyūdō. Aún así, el libro de Herrigel, cuando fue traducido al japonés en 1956, tuvo un gran impacto en la percepción de kyūdō también en Japón.

Zenko (una escuela Heki Ryu Bishu Chikurin-ha de kyūdō) está afiliada estrechamente al budismo Shambhala y tiene grupos en Estados Unidos, Canadá y Europa.

Dojo

Los dojos de Kyūdō (salas de formación, también conocidos como “kyūdōjō”) varían en estilo y diseño de una escuela a otra, y de un país a otro. En Japón, la mayoría de los dojos tienen aproximadamente la misma distribución; una entrada, un gran área de dojo, típicamente con un piso de madera y un techo alto, una posición para los blancos de práctica (llamado makiwara), y una gran pared abierta con puertas correderas, que, cuando se abre, da a un área de césped abierto y a un edificio separado, el matoba que alberga un montículo de arena y los blancos, situado a 28 metros del piso del dojo.

Práctica

Kyūdō se practica en diferentes escuelas y estilos e incluso entre dojos del mismo estilo, la forma de práctica puede variar. Para armonizar la práctica y el tiro ceremonial (sharei) en 1953, la All Nippon Kyūdō Federation (ANKF) formó un comité de establecimiento de las principales escuelas para tomar los mejores elementos de cada escuela y formar el estilo ANKF que se utiliza hoy en día en todo Japón y en la mayoría de las federaciones de kyūdō en el oeste.

En kyūdō hay tres tipos de práctica (geiko): mitori geiko – recibir con los ojos el estilo y la técnica de un arquero avanzado, kufū geiko – aprender y tener en cuenta los detalles de la técnica y el esfuerzo espiritual para realizarlo y kazu geiko – la repetición a través de la cual la técnica se personifica en el propio disparo.

Los principiantes empiezan con un arco de goma y practicando los movimientos del hassetsu. El segundo paso para un principiante es hacer un entrenamiento de karabiki con un arco sin una flecha para aprender a manejar el arco y realizar hassetsu hasta el sorteo completo. El manejo y mantenimiento del equipo también forma parte de la capacitación. Después de recibir el permiso del profesor, los principiantes comienzan a practicar con el guante y la flecha. Los siguientes pasos pueden variar de un maestro a otro, pero incluyen practicar primero yugamae, luego el sorteo y el último lanzamiento y disparar al makiwara. A un principiante que comienza a disparar al mato se le puede pedir que dispare desde la mitad o las tres cuartas partes de la distancia habitual.

Principiantes avanzados y tiradores avanzados practican tiro al makiwara, mato y algunos con omato.

Makiwara es un blanco de paja especialmente diseñado (no confundir con el makiwara utilizado en karate). Al makiwara se le dispara desde muy cerca (unos siete pies, o la longitud del yumi encordado del arquero cuando se sostiene horizontalmente desde la línea central del cuerpo del arquero). Debido a que el objetivo está tan cerca y el tiro seguramente golpeará, el arquero puede concentrarse en refinar la técnica más que en el arco de la flecha.

Mato es el objetivo normal para la mayoría de los practicantes de kyūdō Los tamaños de los mato y las distancias de disparo varían, pero el más común es el hoshi mato de treinta y seis centímetros (o 12 sol, una medida tradicional japonesa equivalente a aproximadamente 3,03 cm) de diámetro disparado a una distancia de veintiocho metros. Para los concursos y exámenes se utiliza kasumi mato. Para las ceremonias es más común usar hoshi mato, que es el mismo que el kasumi mato pero con marcas diferentes.

Omato es el mato utilizado para el tiro al enteki de larga distancia a 60 m de distancia. El diámetro del omato es de 158 cm. Hay competiciones separadas también para el tiro al enteki.

Hay tres niveles de habilidad:

  • Tōteki, la flecha da en el blanco.
  • Kanteki, la flecha atraviesa el objetivo.
  • Zaiteki, la flecha existe en el blanco. (Hablando en sentido figurado)

Equipo

El yumi (arco japonés) es excepcionalmente alto (más de dos metros), superando la altura del arquero. Los yumi se fabrican tradicionalmente con bambú, madera y cuero utilizando técnicas que no han cambiado durante siglos, aunque algunos arqueros (en particular, los que son nuevos en el arte) pueden utilizar yumi sintético (es decir, madera laminada recubierta con fibra de vidrio o fibra de carbono). Incluso los practicantes avanzados pueden tener arcos y flechas que no son de bambú debido a la vulnerabilidad del equipo de bambú a climas extremos. La altura adecuada para el arco depende del dibujo del arquero (yazuka) que es aproximadamente la mitad de la altura del arquero.

Las flechas de Ya (矢) están hechas tradicionalmente de bambú, con plumas de águila o de halcón. La mayoría de los pozos ya siguen siendo de bambú (aunque algunos arqueros utilizan pozos de aluminio o fibras de carbono), y las plumas ya se obtienen de aves no amenazadas como pavos o cisnes. La longitud de una flecha es la yatsuka del arquero más 6-10 centímetros. Cada ya tiene una dirección de giro hecha de plumas de lados alternos del ave, la haya gira en el sentido de las manecillas del reloj al ser liberada, mientras que la otoya gira en sentido contrario a las manecillas del reloj. Kyūdō Los arqueros usualmente disparan dos ya por ronda, con la haya siendo disparada primero (haya significa primera flecha; otoya significa segunda flecha). A menudo se dice que la dirección de giro alternativa de las flechas impediría que dos flechas consecutivas disparadas idénticamente volaran idénticamente y chocaran por lo tanto. Los ya normalmente se conservan en un aljibe cilíndrico, llamado yazutsu, con arqueros ceremoniales y tradicionales que utilizan la Yebira.

El arquero kyūdō lleva un guante en la mano derecha llamado yugake. Hay muchas variedades de yugake; son típicamente hechas de piel de venado. Los profesionales pueden elegir entre un guante duro (con el pulgar endurecido) o un guante blando (sin el pulgar endurecido); cada uno tiene sus ventajas.

Con un guante duro, el área del pulgar no es muy flexible y tiene una ranura prefabricada utilizada para tirar de la cuerda (tsuru). Con un guante suave, el área del pulgar es muy flexible y no tiene un surco prehecho, lo que permite a los practicantes crear el suyo propio, basado en sus propios hábitos de tiro.

Típicamente un yugake será de la variedad de tres o cuatro dedos. La versión de tres dedos se llama mitsugake, y la versión de cuatro dedos se llama yotsugake. Típicamente la razón principal por la que un arquero puede elegir un guante más fuerte como el yotsugake es para ayudar a tirar de arcos más pesados (18-20 kg (40-44 lb) y más). El guante de tres dedos se utiliza generalmente con arcos con un tirón por debajo de 20 kilogramos de peso de tracción, mientras que el yotsugake de cuatro dedos se utiliza con arcos con un tirón por encima de 20 kilogramos. Esto es sólo una generalización y muchas escuelas difieren en qué guante usar para sus arcos y el uso de guantes a menudo varía de arquero a arquero y de escuela a escuela.

El razonamiento práctico para el dedo extra en el guante proviene de tener más superficie disponible para el arquero para los tiros más pesados. Durante el sorteo, el pulgar del arquero se coloca típicamente en el último dedo enguantado de la mano que dibuja, y el primero (o, en el caso de un yotsugake, el primero y el índice) se colocan suavemente en el pulgar o en el propio asta de la flecha. A veces se aplica un tipo de resina en polvo, llamada giriko, en el pulgar y sujetando el dedo para ayudar en el agarre durante el tirón. El dedo extra permite una sujeción más fuerte del pulgar, ya que se coloca en el tercer dedo de la mano en lugar del segundo. Algunas escuelas, como Heki-ryū Insai-ha sólo usan el guante de tres dedos, incluso con arcos de más de 40 kilogramos.

El guante de un dedo, llamado ippongake, se utiliza generalmente para los principiantes y cubre sólo el pulgar. Algunas versiones tienen una cubierta completa de la muñeca y otras simplemente cubren el pulgar con una pequeña correa y se ajustan alrededor de la muñeca. Debido a que no tiene guante sobre los dedos, es típicamente incómodo para el arquero usar polvo de giriko. El Ippongake generalmente no es usado por arqueros avanzados, y no puede ser usado en Kyūdō Competiciones de la Federación.

El guante de cinco dedos, llamado morogake, es usado casi exclusivamente por los practicantes de Ogasawara Ryū, y no es usado típicamente en competición o por ninguna otra escuela.

El nock de un practicante y el agarre de la flecha pueden ser dictados por el guante y el arco que se utiliza. No es raro que los practicantes que han subido o bajado el peso del arco sigan usando el mismo guante y no se cambien.

Con excepción del ippongake, el yugake se usa con un sotoguante llamado shitagake hecho de algodón o tela sintética, principalmente para proteger el yugake del sudor que degradaría la piel de venado del guante con el tiempo. El shitagake viene en dos variedades, de tres dedos y de cuatro dedos, dependiendo de si se utiliza bajo el mitsugake o el yotsugake.

Debido a la técnica de tiro única de kyūdō, la protección en el brazo izquierdo (de proa) generalmente no es necesaria. La cuerda del arco, cuando se suelta correctamente, se desplaza alrededor de la mano del arco, llegando a descansar en la parte exterior del brazo. Sin embargo, en raras ocasiones se utiliza un guante de mano de arco, llamado oshidegake, que sirve para proteger el pulgar izquierdo de las lesiones causadas por la flecha y el fletching. Un protector de antebrazo también puede ser usado, principalmente por principiantes, para proteger el brazo izquierdo de ser golpeado por la cuerda.

El polvo hecho de cáscaras de arroz quemadas llamado fudeko se aplica a la mano que sostiene el arco para absorber el sudor, permitiendo que el arco gire en la mano.

Las arqueras también usan un protector de pecho llamado muneate, que generalmente es un pedazo de cuero o plástico diseñado para proteger los senos de ser golpeados por la cuerda del arco durante el tiro.

Debido a que el uso repetido tiende a debilitar la cuerda, no es raro que una cuerda se rompa durante el tiro. Por lo tanto, muchos arqueros llevan cuerdas de repuesto en lo que se llama un tsurumaki (“rollo de cuerda de arco”). Los tsurumaki tradicionales son portadores planos en forma de yoyo hechos de bambú tejido, típicamente con una correa de cuero. Recientemente, sin embargo, los tsurumakis plásticos también están entrando en uso.

Muchos arqueros también tienen pequeños contenedores de fudeko y giriko unidos al extremo de la correa tsurumaki; estos contenedores se llaman fudeko-ire y giriko-ire y son tradicionalmente hechos de cuerno o cuerno (aunque muchos arqueros modernos tienen fudeko-ire y giriko-ire hechos de plástico).

Técnica

Todos los arqueros de kyūdō sostienen el arco en la mano izquierda y dibujan la cuerda con la derecha, de modo que todos los arqueros miran hacia la posición más alta (kamiza) mientras disparan.

Kyūdō Los arqueros dibujan el arco de modo que la mano que dibuja se sostiene detrás de la oreja. Si no se hace correctamente, al soltarla, la cuerda puede golpear la oreja o el costado de la cara del arquero.

Resultado de la técnica para soltar el tiro, el arco girará (para un arquero experimentado) en la mano de modo que la cuerda se detenga delante del antebrazo exterior del arquero. Esta acción de yugaeri es una combinación de la técnica y el funcionamiento natural del arco. Es exclusivo de kyūdō.

Kyūdō técnica es meticulosamente prescrita. La All Nippon Kyudo Federation (ANKF), el principal órgano de gobierno de kyūdō en Japón, ha codificado el hassetsu (u “ocho etapas de tiro”) en el Kyohon Kyūdō (“Kyūdō Manual”). Los diferentes estilos tienen sus propias variaciones a partir de los pasos, siendo la diferencia más notable entre el arco vertical que sube shamen y el arco inclinado que sube shamen. El hassetsu de estilo shomen consta de los siguientes pasos:

  • Ashibumi, colocando el pie. El arquero entra en la línea desde donde se disparan las flechas (conocida como el shai) y se gira para mirar hacia la kamiza, de modo que el lado izquierdo del cuerpo del arquero mira hacia el blanco. El arquero entonces mira desde el blanco a los pies y con los pies separados para que la distancia entre ellos sea igual a la yazuka del arquero, aproximadamente la mitad de su altura corporal, e igual a la longitud de una flecha. Una línea trazada entre los dedos del pie del arquero debe pasar a través del objetivo después de completar el ashibumi. Durante la competición, un arquero puede tener un segundo juego de flechas sentado en el suelo a los pies. Para ser correctas en ashibumi, estas flechas no deben extenderse delante o detrás de la postura del arquero. Los pies del arquero se colocan hacia afuera en un ángulo de 60 grados entre sí, formando una “V”, lo que asegura un equilibrio igual para ambos pies.
  • Dozukuri, formando el cuerpo. El arquero verifica el equilibrio y que la pelvis y la línea entre los hombros estén paralelas a la línea establecida durante el ashibumi. Durante dozukuri, el kyūdōka enderezará la espalda y la postura, formando una línea recta desde los hombros hasta los pies. Prácticamente esto es para evitar que la cuerda de arco golpee la cara del arquero al disparar.
  • Yugamae, preparando el arco. Yugamae consta de tres fases:
    • Torikake, agarrando la cuerda del arco con la mano derecha.
    • Tenouchi, la mano izquierda está posicionada para disparar en la empuñadura del arco.
    • Monomi, el arquero gira la cabeza para mirar al objetivo.
  • Uchiokoshi, levantando la reverencia. El arquero levanta el arco por encima de la cabeza para prepararse para el sorteo.
  • Hikiwake, separando. El arquero comienza a bajar el arco mientras extiende sus brazos, simultáneamente empujando el arco con la mano izquierda y tirando de la cuerda con la derecha.
    • Daisan, Big Three. Esto forma el punto medio en Hikiwake.
  • Kai, el sorteo completo. El arquero continúa el movimiento iniciado en la fase anterior, hasta que se consigue el sorteo completo con la flecha colocada ligeramente por debajo del pómulo o a nivel de la boca. La flecha apunta a lo largo de la línea establecida durante Ashibumi.
    • Tsumeai, construyendo las líneas verticales y horizontales del cuerpo.
    • Nobiai, uniendo las expansiones del cuerpo.
  • Hanare, la liberación. El resultado de esta técnica es que la cuerda del arco se suelta de la mano derecha y el brazo derecho se extiende detrás del arquero.
  • Zanshin, “el cuerpo o la mente restante” o “la continuación de la toma”. El arquero permanece en la posición alcanzada después del hanare mientras regresa del estado de concentración asociado con el disparo.
    • Yudaoshi, bajando el arco.

Aunque el tiro de otras escuelas también se ajusta al hassetsu descrito anteriormente, el nombre de algunos pasos y algunos detalles de la ejecución del tiro pueden diferir.

Clasificaciones

Usando un sistema común a las prácticas modernas de budō (arte marcial), la mayoría de las escuelas de Western kyūdō realizan exámenes periódicamente, lo que, si el arquero pasa, resulta en el transporte de un grado, que puede ser kyū o de nivel dan. Las escuelas tradicionales, sin embargo, a menudo clasifican a los estudiantes como un reconocimiento de haber alcanzado el estatus de instructor usando el sistema de menkyo (licencia) más antiguo de koryū budō

En Japón, por lo general, los rangos de kyū sólo son realmente probados y logrados en las escuelas secundarias y universidades, con los adultos saltándose los rangos de kyū y pasando directamente al primer dan. La prueba de Dan es infrecuente, a veces ocurre tan raramente como una o dos veces al año. Por lo general, la federación de la prefectura kyūdō y el arquero puede tener que viajar a la capital de la prefectura o a una gran ciudad para probar. A menudo los exámenes incluyen a muchos arqueros y pueden tomar de 6 a 8 horas para evaluar a todos los posibles estudiantes. Los exámenes de clasificación de Kyū son más frecuentes, tienden a realizarse en las escuelas y no suelen estar sujetos a viajes difíciles.

Mientras que los niveles de kyū y dan de kyūdō son similares a los de otras prácticas de budō, los practicantes de kyūdō no usan cinturones de colores o símbolos externos similares de su nivel.

Competencia

Mientras que kyūdō se ve principalmente como una vía hacia la superación personal, a menudo hay competiciones o torneos en los que los arqueros practican en un estilo competitivo. Estos torneos a menudo involucran a kyūdōka de todos los rangos y grados, incluyendo escuelas secundarias, universitarias y de adultos. La competencia se lleva a cabo generalmente con mucha más ceremonia que la práctica de dojo estándar. Además del hassetsu, el arquero también debe realizar un elaborado procedimiento de entrada en el que el arquero se unirá a otros cuatro arqueros para entrar en el dojo, inclinarse ante los árbitros, subir a la línea de fondo conocida como la honza y luego arrodillarse en una forma de sentarse conocido como kiza. Los arqueros luego se inclinan hacia el mato al unísono, se paran y dan tres pasos hacia adelante hasta la línea shai (línea de tiro), y se arrodillan de nuevo. Los arqueros entonces se mueven en forma de paso de candado a través del hassetsu, cada arquero de pie y disparando uno tras otro a los blancos respectivos, arrodillándose entre cada disparo, hasta que han agotado su suministro de flechas (generalmente cuatro).

En las competiciones japonesas kyūdō, un arquero dispara cuatro flechas en dos sets, colocando un par de flechas a sus pies y reteniendo el segundo par listo. Primero le dispara a la haya agarrando la otoya con fuerza con uno o dos dedos de la mano del guante. El arquero espera a que los otros arqueros disparen, luego fija la otoya y dispara. Una vez que todos los arqueros hayan disparado, el arquero recogerá el segundo par de flechas a los pies y repetirá el proceso, comenzando con la haya del segundo vuelo. Durante la competición normal, este proceso se realiza con los arqueros de pie, sin embargo, el procedimiento de tiro completo incluye tener al arquero arrodillado en kiza mientras espera entre cada tiro.

Por cada golpe en el mato, el arquero recibe una marca de maru (“círculo”). Por cada fallo, el arquero recibe una marca de batsu (“X”). El objetivo es golpear el objetivo con las cuatro flechas.

Clubes escolares

Muchas escuelas secundarias y universidades japonesas tienen clubes kyūdō (bukatsu) en los que los estudiantes se reúnen después de las clases regulares para practicar kyūdō. Recientemente estos han comenzado a aparecer también en las escuelas secundarias, pero por lo general se deja hasta la escuela secundaria debido al peligro extremo de este deporte. Debido a la madurez necesaria tanto en la mente como en el cuerpo para manejar un arco y una flecha, la cultura japonesa tiende a impedir la enseñanza de kyūdō hasta la edad de 15 o 16 años. En algunos pueblos o ciudades donde las escuelas secundarias no tienen un club kyūdō, un estudiante puede querer inscribirse en las clases de kyūdō fuera de la escuela, y para tener suficiente tiempo para practicar, optar por un club menos exigente en tiempo (y por lo general no relacionado con deportes) en su escuela.

Principales tradiciones

Tiro con arco montado (Yabusame)

  • Takeda-ryū(武田流)
  • Ogasawara-ryū(小笠原流)

Tiro con arco a pie

  • Heki-ryū(日置流)
    • Heki-ryū Chikurin-ha(竹林派)
      • Bishū Chikurin-ha(尾州竹林派)
      • Kishū Chikurin-ha(紀州竹林派)
    • Heki-ryū Insai-ha (también conocido como Heki Tō-ryū)(印西派)(日置当流)
    • Heki-ryū Sekka-ha(雪荷派)
    • Heki-ryū Dōsetsu-ha(道雪派)
  • Honda-ryū(本多流)
  • Ogasawara-ryū (小笠原流)
  • Yamato-ryū(大和流)

Además de las principales tradiciones, hay muchas escuelas más recientes y a menudo más espirituales que están activas fuera de Japón.

Kyūdō en el oeste

A diferencia de las formas más comunes de artes marciales japonesas (por ejemplo, judo, karate), kyūdō es una de las artes marciales japonesas que no ha visto grandes cantidades de interés en Occidente. Mientras que kyūdō apareció ya en 1898 en Italia, ha aparecido en otros países occidentales sólo en los últimos tiempos. Muchos países no tienen kyūdōjos, o sólo grupos muy pequeños. Kyūdō es a menudo traída de vuelta por los occidentales que regresan de Japón, que la han estudiado allí. En algunos casos, cuenta con el apoyo de japoneses que viven temporalmente fuera de Japón. A menudo los practicantes de otras artes marciales desarrollan un interés en kyūdō.

El Kyudo llegó a América a principios del siglo XX. Primero en Hawaii con el Hawaii Kyudo Kai, y luego en el continente de los EE.UU.. El estado de Washington vio el primer grupo en el continente, luego en San Francisco y San José. A continuación, Los Ángeles con un grupo llamado Rafu Kyudo Kai o Los Angeles Kyudo Kyudo Kai (Rafu era el método que los japoneses locales usaban para Los Ángeles). Desde Los Ángeles el siguiente grupo que se formó fue en Nueva York.

Cuando muchos de los japoneses fueron internados en campos, durante la Guerra Mundial, todos los grupos (excepto el Hawaii Kyudo Kai) se disolvieron; el Hawaii Kyudo Kai simplemente practicaba en silencio casi en secreto.

Así que, aparte de The Hawaii Kyudo Kai no había grupos de kyudo en América después de la guerra hasta alrededor de 1968, cuando un pequeño grupo se formó en el sótano de una iglesia budista. El siguiente avivamiento en América fue con Koen y Kiomaru Mishima, quienes practicaron con un pequeño grupo en el sótano de una iglesia budista en Los Ángeles; más tarde se les unió el Rev. Hirokazu Kosaka; en 1976 (a petición de un miembro original del Kyudo Kai de Los Ángeles, que pertenecía al grupo en la década de 1920) habían rebautizado a su grupo en ciernes como’Los Ángeles Kai’.

El templo Hawaii Chozen-ji, una institución Rinzai Zen fundada en 1972, comenzó a enseñar Kyudo en 1979-80, con la visita del maestro Suhara Osho desde Japón.

En la década de 1980, Shibata Sensei XX fue invitado por Chögyam Trungpa Rinpoche al monasterio budista tibetano Karmê Chöling en Vermont, donde demostró kyūdō por primera vez en los Estados Unidos. Esta visita y demostración llevó a un interés en kyūdō en el Valle del Río Connecticut, y a una comunidad activa que ha continuado hasta el presente.